25 ene. 2011

Cuando los Transformers eran Todos Malos.

Tengan miedo. Tengan mucho miedo. En un futuro tal vez no muy lejano, los robots probablemente decidan sacar a los humanos a patadas de este planeta (y de la existencia en general). Ah, ¿creían que eso también era ciencia ficción? Pues no. Un número cada vez mayor de desarrollos científicos indican lo contrario.

 Como un Terminator con esteroides...

Todo pasa muy de repente. Un día, todo parece ser como se supone debe de ser. Pero al día siguiente… hay guerra.

Mientras apartas las cortinas de tu ventana en la mañana, te encuentras con las calles llenas de caos y desesperación. Una unidad robótica de control de tránsito persigue a tu vecina Mary por la calle. La unidad robótica de ventas de la tiendita de la esquina mantiene al tendero contra el suelo. Y mira, ahí va tu vecino, Pancho, siendo perseguido por uno de esos microbuses automáticos.

Entonces, escuchas un sonido retumbante. Desde el otro lado de la avenida, un pelotón de robots grandes, verdes con negro, entra marchando. Recuerdas haberlos visto en la TV: son los robots que el ejército usa para operaciones militares estratégicas. Pero ésta vez, parecen operarse completamente por sí mismos. Sistemáticamente y con extrema precisión, limpian el barrio de humanos, ejecutando a todo aquél que se encuentran.

Lentamente, te apartas de la ventana. Te tallas los ojos. “Esto debe ser un sueño”, te dices a ti mismo(a), “sí, una pesadilla bien rara, ¿qué más puede ser?” Pero entonces, sientes una horrible punzada de dolor en el cuerpo. Mientras caes al piso, empapado(a) en sangre, giras la cabeza. Allí, justo a tu lado, está tu devota robot doméstica, “Chencha”. Está sosteniendo tu nuevo cuchillo de cocina, lanzando extraños pitidos y zumbidos de placer…

Ok, ok, sí, dejamos que la fantasía se nos subiera un poco a la cabeza. Pero esperen. Robots emprendiendo la guerra en contra de sus creadores es algo que ya no pertenece solo al reino de la ciencia ficción. De hecho, el tema aparece en cada vez más publicaciones y discusiones científicas serias sobre robótica.

"Sí, cada secuela de Terminator es peor que la anterior..."

Ciertamente… los robots domésticos, robots militares y los microbuses automáticos son cosas que no existen todavía. En México, los microbuses más bien parecen bestias salvajes. Pero en muchos lugares del mundo, eso está cambiando rápidamente. Actualmente, los robots construyen nuestros carros, hacen funcionar las líneas de producción,  ayudan a nuestros cirujanos en algunas operaciones, cavan en busca de petróleo, limpian algunos drenajes, exploran planetas distantes, desarman minas terrestres, pilotean aviones, realizan misiones de espionaje, entretienen a los niños… sí, incluso andan conduciendo carros por ahí, aunque sea en pistas experimentales.

No cabe ninguna duda de que los robots se irán haciendo cada vez más importantes. Pelearán nuestras guerras, cocinarán nuestra comida, se encargarán de nuestro transporte e incluso satisfarán nuestras necesidades físicas. Mientras exista demanda y dinero que ganar, aparecerán cada vez más robots, ocupándose de una lista de tareas y trabajos cada vez más grande.

Pero la verdadera revolución en ese campo vendrá de la Inteligencia Artificial (como mencionamos en otro lado): software de computadora capaz de aprender por sí mismo. Mientras hablamos, la Inteligencia Artificial  esta experimentando una GRAN revolución. Desde programas de almacenamiento de datos que aprenden a interpretar voces humanas, hasta computadoras que aprenden a identificar formas de vida alienígenas (no, en serio)… todo está allí. Y la combinación con robótica, por supuesto, también se da. Mientras charlamos, los primeros robots de inteligencia artificial aprenden a desempeñar tareas sencillas, como manejar objetos o conectarse a si mismos a una fuente de poder antes de que sus baterías se vacíen.

Entonces, ¿el mundo se está convirtiendo en un lugar mejor? Mucha gente piensa que sí. Pero esperen, hay un GRAN problema con eso.

El robot de la siguiente generación tendrá su propia mente, literalmente. Adquirirá enormes cantidades de conocimiento, simplemente porque los cerebros de computadora almacenan información más fácilmente y en mayores cantidades que nuestros desaprovechados cerebros humanos. Pensará más rápido, aprenderá más rápido, y será muchas veces más inteligente que nosotros. Algunos científicos en IA estiman que, a partir de ahí, en tan solo unos veinte o treinta años, un robot común y corriente será MILES de veces más inteligente que nosotros. Y, aunque es especulativo, muchos expertos creen que los robots desarrollarán algo así como una conciencia.

 "¿Soñorán los humanos con ovejas no electricas...?"

Así que ahí estamos, rodeados de computadoras súper-inteligentes con patas, que tal vez incluso estén desarrollando su propia conciencia. Eso le dará escalofríos a mucha gente.

Según el pionero en robótica Hugo De Garis, de Bélgica, quien tiene por hobby el andar predicando muerte y destrucción por todos lados, esto acabará en guerra. Será de los que tienen a los robots, contra los que no (bendito capitalismo…). Éstos últimos querrán reducir a todos los robots a escombros, mientras los primeros creerán firmemente que los robots son esenciales para el progreso de la humanidad. Como lo pone De Garis, será una guerra entre los “Cosmists” y los “Terrans” (y nos dicen nerds a nosotros…). Por supuesto, lo más probable es que sean los “Cosmists” (los que tienen robots) los que ganen. Después de todo, tienen a su disposición ejércitos enteros de robots súper-inteligentes, fácilmente reemplazables. Muchos millones morirán en ésta única, sin precedentes, y sin duda muy sangrienta Guerra Mundial (una más…). O al menos eso dice el tipo aquél.

Pero de hecho, eso no es el mayor problema (aunque usted no lo crea).

Los robots tendrán necesidades distintas a la nuestras. Para ponerla fácil: un humano necesita comida y bebida; un robot necesita energía y combustible. Los humanos no necesitan encargarse de las necesidades de los robots. Después de todo, ¡para eso tenemos a los robots! Así que es más probable que tengamos robots que se encarguen de reparar y “alimentar” a los otros robots, mientras otros se encargan de la producción de electricidad y combustible. Como resultado, esto ocasionará una separación entre la economía de los humanos, y una muy distinta economía de los robots.

Y va más allá de eso. Tan raro como suene, es probable que los robots desarrollen su propia sociedad robot por su cuenta. Aceptémoslo: no hay mucho que nosotros podamos ofrecerle a un robot con inteligencia artificial, ¿verdad? Comparados con los robots, nosotros pasamos muchas horas al día “desconectados” mientras dormimos, somos malos jugadores de ajedrez, y no hacemos gran cosa que pueda servirle de entretenimiento a un robot.

Entonces, ¿qué hará un robot de IA cuando los humanos NO lo estén utilizando? Probablemente, se salga a dar el rol. Tal vez se ponga a jugar una partida de ajedrez súper rápido con otro robot. Tal vez se reúna con sus robo-cuates, y se pongan a charlar sobre cualquier bobada, como el último teorema de Fernat para la Teoría de Cuerdas, o como súper-mejorar el Colisionador de Hadrones. Una cosa es segura: lo más probable es que los robots le den forma a una nueva y completamente distinta sociedad en la Tierra, ahora que los humanos se han vuelto tan lentos y aburridos.

También, los robots tendrán sus propios planes. Diseñarán nueva tecnología, desarrollarán teorías novedosas, emprenderán mejores programas espaciales, e iniciarán experimentos científicos inauditos para saber más de la naturaleza. Y sí, inventarán y crearán nuevos robots para hacerlo. Cada vez más y más, los robots tomarán su propio camino, haciéndose completamente independientes de los humanos.

 "¡Libre soy...!"

Tal vez una guerra de robots contra humanos sea inevitable, al final. Aceptémoslo, una vez que los robots con IA llegan a escena, nosotros somos la especie molesta del planeta. Somos bastante incontrolables e imperfectos, irracionales y propensos a todo tipo de errores y fallas de sistema. Además, desperdiciamos mucho el tiempo de los robots con nuestros constantes requerimientos de comida y producción. Ellos entenderán mejor que nosotros que los recursos del planeta son limitados, y tal vez decidan que no es buena idea desperdiciarlos en nosotros.

Tarde o temprano, es muy probable que los robots decidan que ya estuvo con la raza humana. Asumirán el mando. Enviarán unas cuantas tropas robot al barrio, ejecutarán a la mayor parte de los humanos, y pondrán al resto tras las rejas, para pruebas científicas, o meramente para entretenerse. Habrá zoológicos de humanos e instalaciones para experimentos en humanos. Todo acabará siendo a la inversa. Ahora, serán los humanos quienes hagan los trabajos sucios y peligrosos para los robots. Tal vez hasta nos usen de baterías, como en The Matrix (ok, alguien acaba de hacer estallar en “nerdímetro”).

Pero también, está la posibilidad alarmante de que los robots decidan que el mundo está mejor completamente sin humanos, después de todo. “Pues de una vez”, se dirán los robots entre ellos. Tal vez llamemos a los robots rebeldes, o ingratos. Pero los robots pensarían lo contrario. Después de todo, somos los humanos quienes andamos causando desastres a cada rato, contra la naturaleza, contra otros humanos, y contra los robots. Somos, por mucho, la especie menos confiable.

“Ah, pero, seguramente, habrá alguna forma de tener a los robots bajo control”, dirán ustedes. Programaremos a los robots para que nunca de los nuncas se metan con un ser humano. O simplemente instalaremos algún tipo de interruptor rojo grandote, para que podamos desactivar a los robots, ¿no?

Bueno, puede que haya un pequeño problemita con eso. Cuando pensamos en robots, regularmente pensamos en algo similar a las maquinotas hidráulicas que tenemos en las fábricas. Simplemente NO estamos acostumbrados a la idea de robots con inteligencia artificial paseando por las calles. Y una cosa es segura: es MUY poco probable que una generación de robots que pueden llegar a ser miles de veces más listos que nosotros de dejen engañar por una directiva primaria, o por un botonzote rojo. Así que cuando esos primeros robots con IA lleguen a sus casas a ayudar con el que-hacer doméstico, mejor guarden muy bien esos cuchillos de cocina.

"BalalalaDIE"

No hay comentarios:

Publicar un comentario