18 nov. 2015

Los Tecuanes y su relación con el ganado.

Éste es otro trabajo para los compañeros de la Escuela de Bellas Artes de Naucalpan. Básicamente, el grupo en cuestión de la Licenciatura en Danza Folklórica, quieren presentar en vivo una cosa que se llama Danza de Tecuanes, que vieron en un evento al que fueron a Puebla. Pero, como está fuera del programa de estudio, profesores y directivos les ponen un montón de trabas y requisitos ridículos (investigaciones, redacción de proyectos formales, etc.).

Uno de tantos requisitos ridículos, es la redacción de un guion escénico (como el de una obra de teatro, o una película), en el cual se van a basar para realizar la presentación de la danza. En primera, yo jamás había escuchado que se necesitara de un guion de tal tipo para presentar una danza tradicional. En segunda, la Danza de Tecuanes es casi completamente improvisada. Claro, hay ciertas acciones y ciertos pasos o movimientos que tienen que suceder, para mantener la tradición de la danza pero, de ahí en fuera, casda quién va haciendo más o menos lo que se le ocurre. Ésto me dejo algo muy en claro: más que como un requisito serio o de interés académico, ésto nada más se los pedían por joder.

La directora de la EBAN se formó en el mismo lugar y va a la misma estética que ésta... persona.


Con esto en mente, y armado con algunos videos de otras presentaciones de la danza en cuestión, redacté el siguiente "guion", describiendo de forma casi literal lo que veía en el material audiovisual, y lanzando algunas muy poco sutiles pedradas. Nunca fue mi intención que ésa fuera la versión final del trabajo. Su único objetivo era molestar a quien la hubiera pedido, esperando que fuera rechazada. Incluso había ya preparado una versión "seria y definitiva", para cuando indudablemente me dijeran que el primero no servía.

Cuál fue mi sorpresa cuando, unos días después, me salen con que les dijeron que estaba "muy bien". Eso no significaba que ya les hubieran autorizado el proyecto, pero al menos lo que llevaban hasta el momento, incluyendo el texto que les entregué, estaba "muy bien". Ésto me hace sospechar dos cosas. O quien calificó el texto tiene un muy buen sentido del humor y un pensamiento aunque sea ligeramente auto-crítico... o ni siquiera se dignó a leer el texto que le entregaron. Ambas opciones son igual de probables.

(Las imágenes son agregado mío, para éste post.)

Guion Escénico

(Los movimientos y expresiones físicas de cada personaje en la siguiente representación, son de carácter mayormente improvisado, en el mismo espíritu de la Danza de Tecuanes, ya que obedecen más a una idea general sobre una pieza de folklor, que a un libreto con un marcaje establecido. Debido a lo anterior, el presente “guion” carece de acotaciones específicas. En cambio, contiene numerosas observaciones que ponen en duda la plausibilidad de la historia representada porque, la verdad, no tiene ningún sentido, y porque así es la vida.)

Se abre el telón, entra música de fondo y el escenario se ilumina con tonos de atardecer (azul y ámbar, tal vez rojo, si es que en el teatro que renten hay iluminación alguna). Segundos después, comienza el audio del poema “Canto a Acatlán”, sobre la música. El Tecuan hace su aparición, dando vueltas por el escenario y haciendo sonar el chirrión. El chirrión es una especie de látigo que lleva el Tecuan, para molestar a los demás personajes, porque en México ya hasta los jaguares van armados.

 Aquí podemos ver a uno, asaltando a algunos inocentes, mientras la multitud observa indiferente.

CANTO A ACATLÁN
DR. ZITO VERA MÁRQUEZ
(Sí, “Doctor Zito”, como en “doctorcito.”)

¡Cuando baila el Tecuan
y se mecen las cañas
gozo yo en mis entrañas
mi risueño Acatlán!

¡Canta, canta paloma no llores…!
canta, canta y que te oiga la gente…
con el tache y cenzontle canores
¡La alegría de mi tierra caliente!

¡Jaripeos de alegría dominguera
en tus barrios mi bello Acatlán!
… o tristeza infinita y cimera…
¡Cuando traba el maldito alacrán!

¡Cuánto orgullo con tu alfarería!
barro negro y de vivos colores…
¡Oh joyel de mis tiernos amores
que recuerdo con fe y alegría!

Tu belleza solar, tempranera
y tus cálidas noches dormidas
que te alivian de viejas heridas
con el canto de la primavera…

¡Cuando baila el Tecuan
y se mecen las cañas
gozo yo en mis entrañas
mi risueño Acatlán!

¡Canta, canta paloma no llores…!
canta, canta y que te oiga la gente…
con el tache y cenzontle canores
¡La alegría de mi tierra caliente!

(El poema es bastante más largo, pero lo cortamos porque seguramente sólo nos van a dar como 5 minutos para ésta representación y el baile, porque en la escuela no nos quieren dejar bailar lo que nos gusta y porque la vida apesta.)

Poco antes de que el poema termine, el Tecuan sale de escena, porque ya se ha de haber aburrido de chicotear el piso. La música continúa. Entra entonces la Vaca al escenario, pastando como lo hacen normalmente las vacas. El Tecuan, regresa a escena acechando a la Vaca entre los matorrales y se lanza sobre ella, matándola. Debido al alboroto, entra el perro y ahuyenta ruidosamente al Tecuan, lo cual llama la atención de su dueño, el Viejo Moranchi, de la tribu zapoteca, quien lleva un sombrero con borde azul. Éste, al ver que ya le mataron otra vaca y sintiéndose legendariamente molesto, decide hacerle una visita a su compadre, el Viejo Lucas, de la tribu chichimeca, y sale de escena para irlo a buscar y pedirle ayuda. Al parecer no notó la obvia presencia del Tecuan intentando esconderse tras un matorral de papel maché al otro lado del escenario. El escenario queda momentáneamente a oscuras.

Regresa la iluminación, ligeramente más oscura, porque ya es más tarde. Obvio. El Viejo Lucas se encuentra sentado sobre algo que claramente no es una silla, llevando a la cabeza un sombrero de borde rojo. A su encuentro, llega el Viejo Moranchi, y le platica de la tragedia recién acaecida sobre él y su Vaca, pero sobre todo, sobre su Vaca. Ambos coinciden en estar ya hartos de que el Tecuan practique sus habilidades de asesino en serie con su ganado, de por sí escaso, y deciden reunir a sus clanes (sus numerosos hijos, pues ninguno tiene Netflix) para darle caza y matarlo. Todo lo anterior es representado mediante expresión corporal y esporádicos diálogos, mayormente improvisados, pues no hay un registro histórico que nos indique con algún asomo de veracidad cuáles fueron las palabras exactas intercambiadas entre ambos Viejos. Sin embargo, podemos estar casi seguros de que sonaron expresiones como “pinche Tecuan”, “puto animal”, “me lleva la chingada” y “vamos a darle en la madre”, entre otras. Es ése momento, ambos salen de escena, con el objetivo de ir a reunir a sus respectivas tribus de hijos, e ir a la caza del Tecuan. La música de fondo se desvanece, y el escenario queda momentáneamente a oscuras.

 "¡No mames... mi vaca...!"

Poco después, inicia nuevamente la música, específicamente el Son de la Marcha, ahora con más volumen. Se ilumina el escenario, esta vez con iluminación plena (luz blanca), para que se pueda apreciar bien la danza, y porque seguramente aquellos buscaron al Tecuan toda la noche y parte de la mañana, sin encontrarlo. Segundos más tarde, por el lado derecho del escenario (izquierdo para la audiencia) aparecen los dos Viejos, con sus respectivas columnas de hijos acompañándolos, formados en fila india. Cada Viejo va encabezando a su respectivo clan. Detrás de cada uno, va el hijo mayor, y luego el que le sigue, y el que le sigue, y el que le sigue… son como cuarenta. En serio, que alguien les regale una cuenta de Netflix. Del otro lado del escenario, aparece el Tecuan, haciendo sonar nuevamente su chirrión, para provocar y asustar a los danzantes. Al mismo tiempo, van saliendo los personajes secundarios (la Muerte, la Bruja, el Diablo y el Burro) de entre la audiencia, donde estaban “hábilmente escondidos”, esperando que sus obvios y extravagantes disfraces no llamaran demasiado la atención. También, por alguna razón, la Vaca vuelve al escenario. No sabemos si es una Vaca distinta, o si Tecuan convierte a sus víctimas en zombies. Una vez todos se hallan acomodados en sus respectivas posiciones, comienza la Danza de Tecuanes, de Acatlán, Puebla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario