3 dic. 2015

Ésa Robotina se ha puesto muy sexy ultimamente...

Alex Garland, 2015

Hasta los robots usan tops y calzones.

Ex_Machina es un thriller de ciencia ficción dirigido por Alex Garland y lanzado en enero del 2015. El filme está estelarizado por Alicia Vikander, Sonoya Mizuno, Domhnall Gleeson (que salió en Harry Potter como uno de los Weasley… creo) y Oscar Isaac (quien ha salido en un montón de cosas). Y ya. Básicamente toda la película son ellos cuatro, pues nadie más aparece en pantalla por más de 5 minutos en total. Y a pesar de ello (o tal vez debido a ello), ésta película es excelente. Ésta película es muestra de que no se tiene que ser un snob para poder apreciar el buen cine internacional e independiente. Pero mejor vamos a ver primero de qué trata la película ésta.

Situada como 20 minutos en el futuro, Ex_Machina cuenta la historia de Caleb (Gleeson), un chico que trabaja como programador en una empresa llamada Bluebook, creadora del motor de búsqueda por Internet más popular y exitoso de la historia (una sutilísima referencia a “Quién-sabe-quéoogle”). Como parte de una dinámica de ésas de oficina para “incentivar” a los empleados, Caleb gana un viaje de una semana a la guarida de Nathan (Isaac), CEO de Bluebook y creador del algoritmo que utiliza el motor de búsqueda.


Al llegar al lugar (que neta, parece guarida de personaje de cómics), Caleb se entera de que Nathan ha construido un robot humanoide, llamado Ava (Vikander), cargada con una inteligencia artificial cuyo comportamiento está programado en base a la información personal de miles de millones de usuarios de Bluebook, usando sus patrones de búsqueda como indicadores psicológicos del comportamiento humano, así como imágenes y grabaciones obtenidas de miles de cámaras de celulares y dispositivos similares, que utilizó como ejemplos de expresión corporal, facial y lingüística. Obviamente, esto también es una referencia a una de las redes sociales más populares en la actualidad (¿“-book” no les suena?), y las implicaciones éticas y morales de dichas actividades reciben más o menos el mismo tratamiento en la película que en la vida real: un poco de shock inicial, seguido de algo así como un suspiro de resignación y un sonoro “meh…”.

 
"En mis tiempos libres me visto de Chewbacca y salgo a vagar al bosque, a ver quién me toma fotos."

Así mismo, Caleb se entera del motivo por el cual Nathan hizo el concurso: para tener una especie de sujeto de prueba, que pudiera conocer a Ava y realizarle una prueba de Turing (una especia de test para determinar si una IA tiene conciencia verdadera). Caleb objeta que la prueba no sería justa, pues él ya sabe que Ava no es humana. Sin embargo, según Nathan, el objetivo de ésta prueba es determinar si una persona es capaz de sentir algún tipo de simpatía por un ser artificial. También conocemos a quien parece ser la única otra persona en el lugar: Kyoko (Mizuno), una como trabajadora doméstica que nunca habla y con quien Nathan tiene una relación… extraña.

Y luego las cosas se ponen todas extrañas en general. Durante sus entrevistas, Caleb descubre que Ava tiene una mentalidad mucha más suspicaz y un rango de expresividad emocional mucho mayor a lo que él había supuesto. También descubre que hay muchas cosas sobre Ava y sobre el experimento en general que Nathan no le está contando. Eso, y Nathan parece tener ciertos… problemas de comportamiento. Por un lado, es un obsesionado con esto de la comida saludable, el ejercicio (rayando en vigorexia), el zen, y demás cosas “new age” y de hippies. Pero, por otro lado, el tipo es un alcohólico de las grandes ligas y un egomaníaco de aquellos. Está raro su desmadre, pues.

En fin. La película levanta muchos cuestionamientos prácticos y filosóficos acerca de nuestra futura interacción con entidades artificiales conscientes, así como acerca de lo que significa ser humano. Ya que, además del factor biológico, ¿qué es lo que define a un ser humano? ¿Es ser un Homo sapiens sapiens el único requisito, o hay algo más profundo y complicado que ello? Incluso el mismo protagonista llega a dudar acerca de su propia condición, teniendo que comprobar de forma algo radical si es realmente un humano o no. Neta, si eres de las personas a las que les gusta sobre-analizar las cosas y filosofar largo y tendido acerca de todo lo que vez, ésta peli te va a dar bastante material para perderte un ratote dentro de tu cerebro y para debatir con tus demás amigos “nerds”, durante los cortos ratos en los que no hablan de videojuegos o de Star Wars.

"Al menos mi cosplay de C-3PO es mejor que tu mal intento de Leia."

Pasando a otras cuestiones, hablemos de la labor actoral en la película. Domhnall Gleeson realiza un trabajo bastante aceptable como Caleb, el aparente protagonista. Aunque su papel resulta convincente, el hecho de que toda la película se la pasa confundido o aterrado hace que su interpretación resulte un poco plana, sin mucho que resaltar. Sí, ya sé que hay una parte donde pasa de la confusión a la desesperación, sin embargo, esto es un reflejo de la evolución natural de la trama, más que un verdadero esfuerzo actoral por su parte. Lo mismo pasa con Sonoya Mizuno, aunque en su caso es bastante más comprensible, pues su personaje prácticamente no tiene diálogos y casi nunca se expresa.

No nos olvidemos de Alicia Vikander en el papel de Ava, el robot con rostro humano del póster promocional, y el meollo del asunto en la película. Al contrario de lo que sucede con Gleeson, la sutil y recatada actuación por parte de Alicia le da una personalidad única y bastante creíble a su personaje, haciendo una interpretación profunda y emocionalmente compleja, paradójicamente, muy alejada de lo que uno esperaría de un robot. Por su parte Oscar Isaac nos regala una interpretación impecable, como es su costumbre, interpretando a un Nathan con tantas virtudes como defectos, capaz de jugar con los demás como piezas de ajedrez, pero con motivaciones que van más allá de las de un simple “científico loco”. Realmente es un deleite verlo interpretar un papel con tal maestría, aunque, casi sin quererlo, termina opacando un poco las actuaciones de sus colegas. Pero pues así es la vida, ni modo.

Desde el punto de vista técnico, el filme no presenta ningún problema digno de mención. La cinematografía no hace nada realmente innovador o fuera de lo común, pero es bastante competente cuando quiere expresar distintos estados de ánimo o, incluso, distintos niveles de distorsión en la forma en que los personajes perciben lo que ocurre a su alrededor. Dado que casi toda la película transcurre en el mismo lugar, la iluminación juega un gran papel en expresar éstos cambios de percepción, a veces transmitiéndolos directamente mediante el uso de colores y sus intensidades, y a veces mediante el total contraste, usando una luz natural, tranquila e inocua en una situación que pareciera más bien tensa, dándole a la escena un aire de extrañeza y anormalidad.

No encontré un trailer subtitulado, pero está éste que pinta toda una película de terror...

Realmente, es una tristeza que Ex_Machina haya pasado tan desapercibida como lo hizo (aunque no fue un fracaso, ni mucho menos), ya que realmente es un hito en el género de la ciencia ficción, que nos presenta una interesante interpretación de un futuro al que cada vez estamos más cerca. La película ya está disponible en Blu-Ray, DVD, VOD y demás medios, así que vean la forma de poner sus horribles pezuñas sobre ella, y dense un quemón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario