29 oct. 2015

"... I Drive."


(El Conductor)
Nicolas Winding Refn, 2011

Aquí no hay ningún Vin Diesel. Piérdete, niño.

Drive es una película del año 2011, basada en la novela del mismo nombre escrita en 2005 por James Sallis. La adaptación está dirigida por el danés Nicolas Winding Refn y protagonizada por Ryan Gosling, en el papel del innombrado Conductor (“Driver”), un sujeto que de día tiene varios trabajos que tienen que ver con autos, como mecánico y conductor de riesgo para producciones de Hollywood. Sin embargo, de noche, Driver tiene una chamba de medio tiempo más interesante: es un conductor de huida por contrato, o sea, diversos tipos de criminales lo contratan para que les sirva como transporte luego de sus actividades ilegales, pero sin que participe de las mismas.

Basado en tal descripción, uno podría esperarse una película más o menos del tipo de la tristemente célebre saga de Rápidos y Furiosos. Pero nada más alejado de la realidad (bendito sea Cthulhu). Más bien, Drive es una especie de neo-noir con gran influencia de las clásicas películas de crimen de los 70’s y 80’s. En resumen, esto hace que se parezca mucho más a filmes como GoodFellas o Reservoir Dogs, con toques de cine clásico europeo, que a la porquería ésa que mencioné antes. El filme sólo contiene dos persecuciones en auto importantes, las cuales son realizadas de forma calculada y precisa, al contrario que en la famosa serie antes citada, donde más bien son realizadas con un total desprendimiento y desdén por cosas como la trama, la lógica o las leyes de la física.
La película más bien se concentra en la casi tímida relación sentimental que Driver va desarrollando lentamente con su vecina, Irene (Carey Mulligan), quien vive sola con su hijo Benicio. Y aunque Driver no tarda en trabar buena relación con ambos, todo da un giro no-tan-chido cuando el esposo de Irene, Standard (sí, así se llama, y lo interpreta Oscar Isaac), sale de la cárcel y regresa al departamento donde viven su esposa e hijo. Lo interesante de esto es la forma en que Sallis y Refn manejan la interacción entre los cuatro personajes. Después de unos obvios momentos de tensión, Standard parece aceptar el hecho de que, mientras él estuvo preso, Irene y su hijo tenían que seguir con sus vidas y hacer nuevas relaciones, al grado de no poner objeción alguna cuando Driver es invitado por Irene para seguir conviviendo con ella y su hijo, aunque sólo sea en calidad de “amigos”.

"Ésta es mi cara de seriedad. Y de alegría. Y de sorpresa. Y de calma..."

Y es a partir de aquí cuando lo no-tan-chido entra en acción. Resulta que Standard se endeudó con unos tipos en la cárcel para que lo protegieran mientras estuvo preso. Y casi en cuanto salió, el jefe de estos tipos, Cook, lo fue a buscar para reclamarle la deuda, que obviamente, crecía día con día. Standard básicamente le dijo “no traigo cambio, carnal… perdón…”, así que Cook le ofreció ayudarle con un robo para pagar la deuda. Standard, al que no le gustó el asunto ése de estar entambado, rehusó, lo cual ocasionó que Cook se enojara, le diera en su madre, y amenazara a su familia. Esto último no le gustó ni tantito a Driver, obviamente, así que le ofreció su ayuda a Standard para el robo. Y entonces es donde realmente comienza la trama de la peli, el meollo del asunto, y todo se vuelve más y más hermoso.

Obviamente, no se los voy a contar. Solo diré que, en una sola escena, la película da un giro de 180 grados, y ataca al espectador con shock, tras shock, tras shock. Sin entrar en detalles, puedo decir que Driver, a pesar de su actitud siempre suave y calmada, es bastante capaz de ejercer una violencia muy extrema contra quienes se meten con él y con su güerita simpática.

Desde el punto de vista técnico, ésta película es casi impecable. Dado que la historia está casi completamente presentada desde la perspectiva de Driver, el trabajo de cámaras e iluminación se concentran en resaltar aquello que para él es importante o notable, dependiendo de la acción que esté tomando lugar. En las escenas de persecución, por ejemplo, la cámara rara vez abandona la posición del copiloto, resaltando todo lo que Driver ve y hace, como para dejar en claro que el tipo efectivamente es muy bueno en lo que hace. Una de las escenas en las que más se nota el trabajo cinematográfico del filme es la siguiente: [SPOILER ADELANTE]

"Sólo un momento en el tiempo... y entonces se ha ido..."

Driver se da cuenta de que el tipo con el que van es un mafioso, e instantáneamente sabe lo que va a ocurrir. Sabe lo que tiene que hacer, y sabe cómo Irene va a reaccionar. Se da cuenta de que va a ser el último momento que pase a su lado, y decide "despedirse" con un beso. De repente, la luz cambia y es como si todo dejara de existir: el elevador, el tipo malo… No hay nada en cuadro, salvo Driver e Irene, por unos cuantos segundos que parecen eternos. Acto seguido, la luz vuelve a la normalidad, la toma se abre un poco y ¡PUM! ¡BAM! ¡CRACK!, la cabeza del tipo malo ahora no es más que una mancha en el suelo. La puerta del elevador se cierra entre los dos protagonistas, efectivamente cortando la relación que ambos esperaban tener. Hermoso. [FIN DEL SPOILER]

La historia se desarrolla en la época actual, sin embargo el soundtrack, la iluminación, el estilo de filmación y la producción en general, hacen sentir como si fuera una película ochentera, con las luces neón, la música New Wave, y la forma en que visten varios de los personajes. Y hablando de personajes, vamos a hablar un poco de los actores.

Ryan Gosling da una de las actuaciones más sorprendentes e interesantes de su carrera, sobre todo considerando que su gran salto a la fama fue en The Notebook (Diario de un Pasión), del 2004, una película romántica súper empalagosa que no podría ser más diferente a Drive. Y aunque Gosling no es ningún novato en películas de acción o thrillers, rara vez lohemos visto en un papel tan intenso como éste. Ryan volvería a unir esfuerzos con Winding Refn en 2013 para la cinta Only God Forgives. Carey Mulligan como Irene también nos muestra una actuación bastante convincente como una joven madre insegura y bastante confundida por todo lo que ocurre a su alrededor, sin caer nunca en el melodrama ni en la exageración del rol de “damisela en peligro”.

En el film también aparecen varios actores de gran renombre, entre ellos Bryan Cranston como Shannon, el jefe de Driver en el taller de reparación de autos, y su manager (o algo parecido) para la cuestión del stunt-driving. El papel le quedó como guante, y a muchos tal vez les parezca algo similar a su actuación en las primeras temporadas de Breaking Bad. Albert Brooks aparece como Bernie Rose, un empresario/mafioso que ayuda a Shannon a financiar algunos de sus proyectos, y que ya no parece nada feliz con todo lo relacionado a sus actividades ilegales. También tenemos a Ron Perlman como Nino, socio de Bernie que espera recibir mayor reconocimiento y beneficios por parte de la mafia, y que toma algunas decisiones… reprobables debido a ello. Ron Perlman por supuesto es excelente en el papel, como en prácticamente todo lo que hace últimamente.

A pesar de ser una excelente película, Drive fue bastante mal entendida y criticada al momento de su lanzamiento, especialmente por toda aquella gente que, como mencioné antes, esperaba ver algo así como The Fast and the Furious o como Need for Speed. El problema se debió principalmente al trailer final de promoción, el cual, además de contener hartos spoilers, vendía la película como algo que definitivamente no era.

Pocos trailers han sido tan odiados como éste. Y con razón.

Tanto fue así, que una mujer de la audiencia incluso intentó demandar a los realizadores del film por no haber cumplido con la cinta de autos y locas persecuciones que ella esperaba, basada en el tráiler principal de la película. Yo digo justamente éste tipo de personas son parcialmente culpables de que los estudios sigan produciendo películas mediocres y fáciles de tragar, como la porquería que seguramente quería ver la señora ésa.

En resumen, Drive es una cinta bastante inteligente, llena de acción pero con suficiente trama para mantenerte interesado, incluso en las partes “relajadas”. Con un gran elenco, actuaciones estelares, y una producción de muy alto nivel y calidad artística. Definitivamente, recomendadísima, aunque ciertamente, no es para todo mundo; si lo único que buscas como espectador es comedia barata, acción sin sentido, tipos rudos y chicas bien “buenotas”… pues mejor regresa a tu cueva, Neanderthal. Déjanos ver nuestra película en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario